1980 — 2000

El buque insignia de la investigación francesa

Carteles puestos por personas que pasaron por la base de investigación Concordia, en la Antártida

© B. Jourdain/IPEV/LGGE/CNRS Photothèque

Tras la elección del Presidente de la República Francesa François Mitterrand, a principios de los años ochenta, el CNRS recibe un nuevo impulso.

El contexto es muy favorable durante el inicio de su mandato de siete años: nombramiento de un nuevo ministro de Investigación, organización de reuniones regionales cuya síntesis se presenta durante un gran coloquio en París, elaboración y voto el 15 de julio de 1982 de una ley de orientación y de programación que posiciona la investigación y el desarrollo tecnológico entre las prioridades nacionales de Francia. Durante este período, se crean dos organismos dedicados a la investigación, el CEMAGREF en 1981, cuyas investigaciones abarcan el vasto campo de la agricultura, la alimentación y el medioambiente, y el IFREMER en 1984, dedicado a las ciencias del mar.

El Presidente de la República Francesa François Mitterrand, el ministro de Investigación Hubert Curien y el director general del CNRS, François Kourilsky

© Fonds historique/CNRS Photothèque

Interior de la Protein Factory de Marsella. En este laboratorio, los equipos buscan blancos potenciales para los antibióticos del mañana, en colaboración con Aventis Pharma

© E. Perrin/CNRS Photothèque

La investigación y el desarrollo tecnológico se convierten en una prioridad nacional

El CNRS, que aparece cada vez más en los medios de comunicación como «el buque insignia de la investigación francesa»

ocupa el primer lugar del movimiento. El estatus, tanto del organismo como de los empleados evoluciona; el CNRS pasa a ser el primer «centro público de carácter científico y tecnológico» (EPST por sus siglas en francés), y los cargos de los empleados pasan a ser públicos, en virtud de la ley de 1982 y de decretos emitidos en 1984.

Desde un punto de vista científico, el papel del CNRS se pone de manifiesto con su participación en programas de movilización nacionales establecidos por la ley, tanto en lo que se refiere a investigación básica (núcleos y partículas, Tierra y atmósfera) como a la aplicada (energía, sector agroalimentario, robótica y farmacéutica, entre otros). Dichas acciones se llevan a cabo también en el seno del organismo, a través de nuevos programas interdisciplinares dedicados a la energía, las materias primas, los materiales, el conocimiento de los océanos o la innovación terapéutica.

Claude Lorius en el Polo Sur antes de salir hacia Vostok en 1984, Antártida

©J. R. Petit/CNRS Photothèque

El centro cuenta en ese momento con más de 26 000 empleados

Más allá de esas iniciativas transversales, la creación de departamentos científicos estructura la acción del CNRS en todas las áreas de investigación

A principios de los años noventa, el centro, que cuenta en ese momento con más de 26 000 investigadores, ingenieros, técnicos y administrativos, se organiza en siete departamentos que abarcan la física nuclear y corpuscular, las matemáticas y la física fundamental, la ingeniería, la química, las ciencias del Universo, la biología, así como las ciencias humanas y sociales.

Esta división y estas denominaciones han cambiado desde entonces, con la aparición y expansión de nuevas áreas de investigación en constante evolución. A modo de ejemplo, desde principios del siglo XXI, se establecen centros dedicados a los desafíos ecológicos y medioambientales, que en 2010 reciben el nombre de «institutos de investigación».

Muestreo de especies de fitoplancton frente a las costas de la estación biológica de Roscoff.

© W. Thomas/SBR/CNRS Photothèque

Tereftalato de aluminio poroso, nanomaterial con propiedades adsorbentes, capaz de atrapar y capturar moléculas.

© G. Ferey/CNRS Photothèque

Cultivo en medio líquido de células pluripotentes derivadas de tejidos adiposos humanos.

© E. Perrin/CNRS Photothèque

© S. Detalle/CNRS Photothèque

François
Kourilsky

Médico e investigador
Director general del CNRS de 1988 a 1994

La especialización que nació en el siglo XIX, y con ella, ese término de disciplina tan sugerente, es necesaria, pero no es un objetivo en sí mismo.

© J.-P. Defail/CNRS Photothèque

Pierre
Potier

Farmacéutico, químico
El químico de las sustancias naturales

La química es a la biología lo que el solfeo es a la música. Sin excepciones.

© P. Plailly/CNRS Photothèque

Nicole
Le Douarin

Bióloga del desarrollo, embrióloga
La creadora de quimeras

Dirigieron el CNRS

1981 — 1982

Jean-Jacques Payan

1982 — 1986

Pierre Papon

1986 — 1988

Serge Feneuille

1988 — 1994

François Kourilsky

1994 — 1997

Guy Aubert

1997 — 2000

Catherine Bréchignac